jueves

Este pilar está situado al comienzo de las escaleras de la Cuesta del Realejo y adosado al muro del Convento de Santa Catalina de Sena del siglo XVI, está labrado en piedra de Sierra Elvira y datado en 1556, sufrió varias modificaciones hasta tener el aspecto actual y tampoco esta fué su primitiva ubicación ya que primero estuvo colocado en la calle San Juan de Dios, diversas cartelas y un mosaico con tejadillo con la imagen de la Virgen de la Misericordia colocado en la parte superior izquierda y dos farolillos completan la puesta en escena.

Hay una leyenda que corre de boca en boca, que hasta él se acercaban las mozas de toda la ciudad para refrescarse y lavarse con las aguas que de este pilar manaban, en la creencia que tenían el poder  de conservarlas bellas, saludables y  las ayudarían a encontrar un novio.
Esta obra de Enrique Marin Sevilla, lo sitúa a la entrada del Callejón del Ángel

Leyenda de esta cartela:
Granada mando reedificar este pilar y sus cañerías 
en los años de 1840 y 1849


Leyenda de esta cartela:
Y Administración General de las Reales fabricas de salitre
 y polbora D Miguel Savino de Acosta...





jueves

El Carmen de los Cipreses es uno de los lugares más preciados y antiguos del Albayzin. Está declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento. Construido en 1780, su disposición muestra fielmente la tipología del carmen granadino: una casa principal, situada en la cota más alta de la propiedad, y diversos jardines que salvan, formando paratas (bancales), el desnivel del terreno hasta llegar a la terraza más baja, donde se sitúa un huerto. Destaca, como comenta Carlos Jerez Mir, el artesonado de la sala principal, perteneciente a la desaparecida Casa de los Siete Moros, demolida en los años setenta.El patio de la casa da paso al amplio y bello jardín, en el que sobresale la pérgola, la alberca y una glorieta de cipreses. A su valor artístico y arquitectónico se suma un gran valor histórico ya que fue escenario habitual de las reuniones que a finales del siglo XIX se producían entre los intelectuales granadinos tales como Angel Ganivet, quienes celebraban en él tertulias literarias y disfrutaban de sus hermosas vistas hacia la Alhambra.

El Carmen de los Cipreses es  una propiedad privada por lo que no es viable su visita. Sin embargo, gracias a la generosidad de sus propietarios es posible concertar visitas a los jardines del mismo, donde se podrá apreciar la configuración del jardín huerto propia de estas edificaciones así como deleitarse con el magnífico paisaje que ofrece.
Fuente: 
http://www.albaicin-granada.com/